En 2015, los líderes mundiales se comprometieron con la agenda de desarrollo mundial más ambiciosa de la historia. Respecto a la educación, ésta incluía la promesa de «garantizar una educación inclusiva e igualitaria, de calidad, y promover oportunidades de aprendizaje de por vida para todos y todas, para 2030»

Estas ambiciosas metas deben ser cumplidas. Teniendo en cuenta que la educación es fundamental para el logro de todas las Metas de Desarrollo Sostenible, si no se realizan las inversiones adecuadas en educación, se pone en riesgo el éxito de toda la agenda.

La inversión en educación ayudará ahora a financiar un mejor futuro para mañana.

Por eso pedimos a los gobiernos que Financien el Futuro durante la Semana de Acción Mundial por la Educación 2016, 24-30.